jueves, 30 de abril de 2015

Relato en el periódico digital Irreverentes.org

Otro relato mío publicado en el periódico Irreverentes.org:

domingo, 26 de abril de 2015

Poesía: Yo soy



YO SOY




                              Yo nombré tus sacerdotes.

                              Yo levanté tu templo.

                              Yo creé tu Dios.

                              Yo te envié mis ángeles

                    a tu retiro.

                              Yo te dicté las palabras

                    sagradas.

                              Yo te di la vida.

                              Yo te la quito.

                              Yo vigilo tus movimientos

                    sin perder detalle.

                              Yo manipulo tus instintos.

                              Yo hago que odies

                    a tu hermano.

                              Yo te mando visiones

                    apocalípticas.

                              Yo te amenazo y te premio.

                              Yo te humillo y te ensalzo.

                              Yo te formo continuamente

                    de la primigenia arcilla.

                              Yo te puedo destruir

                    si me desprecias.

                              Yo te pediré cuentas

                    en la última hora.

                              Yo apareceré en tus sueños

                    más extraños.

                              Yo violaré tus pensamientos

                    inconfesables.

                              Yo haré que sufras por nada

                    y te deshagas en vanos placeres.

                              Yo haré que resucites

                    entre llamas o paraísos.  

                              Yo soy la manzana,

                    el instinto, lo primitivo

                    que en ti habita.

                              Yo soy el Caído,

                    eternamente oponente

                    y habitante de esta tierra.

                              Yo soy tu Dios

                    en este lugar que llaman

                    Infierno.

Francisco J. Segovia©Todos los derechos

viernes, 24 de abril de 2015

Reseña de Alma y el Poeta, de José María Tamparillas, Editorial Dissident Tales, 2015



LA POÉTICA EN UN MUNDO DESCOMPUESTO

            De una obra como Alma y el Poeta, se puede decir que la poética se pone al servicio de la literatura de alta graduación; sin matices, sin dejar nada al azar, sin pedir al lector misericordia. Una obra de las que dan caña, a saco.

            José María Tamparillas desbroza los escabrosos caminos de un barrio depauperado, triste, sombrío… bueno, como hay muchos dispersos por cada ciudad de este mundo descolorido y egoísta. Poeta se mueve en un terreno espeso, donde el alcohol, las drogas, las putas y los criminales de cualquier cuño se mueven a sus anchas. Pero él, el protagonista, trasunto del autor, sin lugar a dudas, no pierde esa capacidad poética, esa forma de ver el mundo desde otro punto de vista. Por supuesto, ni tan mojigato ni tan adulterado como el de la mayoría de los que viven, o sobreviven, el día a día.
            Alma y el Poeta está magníficamente escrito. Aquí, las putadas, los cabrones, las jodiendas, tienen su sentido, su valor, y su Alma. Porque este personaje, una chica extraña, que aparece y desaparece como un simún asfixiante y sobrecogedor, sirve de argamasa para unir a los diferentes personajes que se mueven alrededor o a través de ella.
            José María disecciona con maestría a Poeta, a Sotanas, a Miguelón, e incluso a los gatos tuertos que deambulan entre bares llenos de humo y cargados de alcohol. Las putas merecían un libro como este, y los chulos cabrones, también. ¿Quién, sino el bueno y jodido de Poeta, es el más indicado para contarnos sus vidas?
            El libro de José María Tamparillas se lee de un tirón… o casi, porque hay momentos en los que hace revolverse las tripas del más duro, y otros en los que se nos encoge el corazón. Capítulos compactos, duros, manejados con soltura. Párrafos que nos arrastran a las tinieblas que se esconden tras las miradas vacías. Frases lapidarias, que caen como losa de cementerio sobre el imprevisto lector y le hace recapacitar sobre la realidad de la vida.
            ¿No somos, acaso, todos como Poeta? ¿O no? Quizá haya mucho de Poeta en cada lector, y también de Alma, y de Sotanas. El mundo no es tan perfecto como nos lo pintan por doquier. En él se resguardan, en esquinas llenas de podredumbre de barrios donde la desolación tiene su morada. Poeta vive en uno de ellos, en todos. José María lo borda, así de claro. Quién no haya leído nada de él se lo pierde. Una gran putada habérselo perdido.
            Los dibujos de Marifé Castejón acompañan con soltura el relato. Son oscuros, sin concesiones al color, góticos hasta la plenitud, impactantes. Otro nuevo acierto de Dissident Tales unir a estos dos talentos en una de sus publicaciones.
            El libro tiene un extra, el relato titulado “La mirada del Dodo”, que fue ganador de un premio Nocte en el año 2013, lo que ya dice mucho de su calidad literaria. También aparece Poeta como protagonista del mismo, y es un perfecto colofón a Alma y el Poeta.


Francisco José Segovia Ramos
Abril de 2015

sábado, 18 de abril de 2015

Antología Universal del Relato Fantástico, VV.AA., de Ediciones Atalanta, 2014



UNA MAGNÍFICA ANTOLOGÍA PARA TENER EN CASA


            Ediciones Atalanta publicó en 2014 la segunda edición –revisada y ampliada como bien indican- de su obra Antología Universal del Relato Fantástico, que ha sido editada y prologada por Jacobo Siruela.

            Indicar que lo primero que llama la atención del libro es su gran grosor (más de 1.200 páginas). Pero en la cantidad esta vez sí, va la calidad. Una calidad extraordinaria, tanto en el papel arroz utilizado para la impresión de los relatos, como en el contenido en sí mismo.
           
            Y nada mejor para empezar a degustar a los clásicos de todos los tiempos que un magnífico y trabajado prólogo de Jacobo Siruela, que demuestra no solo su maestría a la hora de contarnos la historia de la narrativa fantástica universal, sino por su saber enciclopédico sobre los autores y corrientes literarias que se han dado a lo largo de los siglos. Para cualquier amante de la fantasía, el terror, o la literatura en general, el prólogo de Jacobo Siruela debería ser casi de uso obligatorio antes de enfrascarse en un nuevo libro del género fantástico. Un acierto de Atalanta encargarle ese exordio.
           
            Después de saborear, como ya señalamos, la extensa pero nada aburrida entrada de Jacobo, nos encontraremos con 58 relatos, que van desde principios del siglo XIX hasta finales del XX, con una calidad extraordinaria. Hay diferentes estilos, modas, modos de escribir, pero no chirrían, ni desencajan en el conjunto, lo que es otro éxito del responsable de la antología.

            Nos encontraremos desde Hoffmann hasta Nayer Masud, desde Poe a Rosa Chacel, sin olvidar a clásicos como Lord Dunsany, Nathaniel Hawthorne, Henry James o Lovecraft. Como se ve, no falta casi de nada. Y si decimos casi es por una razón: al terminar de leer este voluminoso libro de Atalanta, el lector se queda con ganas de más.

            A la espera de ese segundo volumen, siempre podremos recomendar al lector que bucee en el catálogo de esta editorial, porque va a encontrar, seguro, libros y antologías de su gusto. Porque eso, además, el buen gusto, es lo que impregna toda la Antología Universal del Relato Fantástico de la editorial Atalanta.

Francisco José Segovia Ramos
Abril 2015

jueves, 16 de abril de 2015

Relato en el periódico Irreverentes.org

Nuevo relato de mi autoría en el periódico digital Irreventes.org:
http://periodicoirreverentes.org/2015/04/16/historias-de-un-poeta/

martes, 14 de abril de 2015

Microrrelato: Memoria republicana



          
            Estoy exhausto tras subir las escaleras, pero he llegado.

Los recuerdos de mi infancia, con un abuelo que me contaba historias de futuros de progreso abortados por una guerra y una dictadura, se agolpan en mi mente. Se funden con los de la adolescencia, y con las imágenes de la agonía del dictador.

Intento recuperar la respiración mientras rememoro mi pasado. Mi madurez vino acompañada de una democracia que fue un simple engaño. Mientras, Ella permanecía allí, en una esquina de mi cuarto, arrebujada en una fina tela blanca; protegida del polvo del tiempo y esperando su ocasión. 

La madurez pasó, y quedó esta ancianidad que me hace mover a ritmo tan lento que el tiempo parece estancarse alrededor. 

       Pero a pesar de los años, y de los huesos castigados, he llegado. Abro las puertas del balcón y salgo fuera: contemplo la plaza repleta de gente. 

Entonces, y solo entonces, desenvuelvo la bandera tricolor y, con el corazón acelerado y la sangre renacida, la izo al mástil de la balconada del Ayuntamiento.

            Y con lágrimas silenciosas que me acompañan, grito: ¡Viva la III República Española!

Francisco J. Segovia©Todos los derechos