domingo, 27 de febrero de 2011

Microrrelato: El cuento

EL CUENTO
Y llegó el último amanecer. Los rayos del sol iluminaron los restos de la civilización destruida, entre los que se arrastraba, agonizante, el último ser humano vivo.

-Y así acaba el cuento –dijo la madre mientras cerraba el libro y arropaba con esmero a su retoño – Ahora es momento de que duermas y descanses hasta mañana.
-Es un cuento muy triste, mamá – murmuró el pequeño con voz cansada y sin poder reprimir el sueño.
-Es triste, pero tiene su moraleja. Ahora olvídate de él, duerme y soñarás con cosas maravillosas - La madre besó a su hijo y apagó la luz al salir del cuarto.
-¿Ya se ha quedado dormido? – le preguntó su esposo, que la esperaba en la habitación contigua.
-Sí, querido - Ella se sentó al lado de su pareja y, a través de un amplio y acristalado ventanal, ambos estuvieron un rato en silencio mientras contemplaban las estrellas, infinitas y hermosas, en una noche limpia y clara.
-Está por allí, aproximadamente, ¿no? – dijo a su esposo al cabo de un tiempo mientras señalaba un determinado lugar en el cosmos.
-Sí, querida – asintió él – Esa pequeña luminosidad debe ser el planeta donde toda esa civilización se autodestruyó por completo.
-Algún día nuestro hijo descubrirá que no es un cuento, pero ha de ir conociendo… – la mujer se sintió abatida.
Se produjo un triste y cómplice silencio y después, mientras las estrellas titilaban en un cielo profundo y eterno la pareja de marcianos, imbuida por una extraña sensación de pérdida, se fundió en un amoroso abrazo de tentáculos color turquesa, y se besó con cálidas y bífidas lenguas.
Francisco J. Segovia©Todos los derechos

viernes, 18 de febrero de 2011

Entrega de premios del I Concurso de Cuentos del Hammam

(Portada del libro del Certamen)

Hoy, 18 de febrero, se ha celebrado la entrega de premios del I Concurso de Cuentos del Hammam, que organiza Hammam de Al Andalus, Baños Árabes.
En este primer certamen he sido finalista, con el relato titulado "Un golpe de suerte".
(Un momento del acto)

El acto se ha celebrado en una de las salas de los baños árabes de El Bañuelo, en Granada, y ha contado con la presencia de varios de los autores premiados. Ha consistido en la entrega de un ejemplar del libro a los autores antologados y la lectura de los mismos de un breve fragmento de sus obras.

(De izquierda a derecha, Nathalie Bléser, Alfonso Montoro Masa,
y un servidor)

Gracias desde aquí a la organización, y a Maruchi, Kamar y Dunia, que en todo momento han estado atentas y pendientes de los escritores allí presentes, y que han convertido el acto, y la posterior celebración, en un momento encantador.

lunes, 14 de febrero de 2011

Poesía: Niños jugando

NIÑOS JUGANDO

Ya no se ven niños jugando en la calle.
Se los comió el hombre del saco,
del saco y del cemento,
del muro de ladrillo y argamasa,
y de la fría cerca de hierro.

Las plazas están vacías,
las callejuelas perdidas no ocultan tesoros,
ni sirven de refugio a chicuelas atrevidas.

Ya no se ven niños jugando en la calle.
Se los llevó el viento del invierno,
del frío y el miedo,
del olor a motor y violencia,
y de las edades atemorizadas.

El viejo muro derrama su cal,
una puerta cerrada se retuerce,
y cruje el silencio inquietante de la ausencia.

Ya no se ven niños jugando en la calle.
Se los quedó la pantalla sin mente,
el juego individual y onanista,
la edad que envejece las casas,
y el cómodo rechinar del sillón.

Los balcones se hacen pequeños,
los árboles se pudren y mueren,
y cae al asfalto un preservativo usado.

Ya no se ven niños jugando en la calle.

Francisco J. Segovia©Todos los derechos

martes, 8 de febrero de 2011

Encuentro literario en el I.E.S. Hermenegildo Lanz

Dentro de los actos que se están celebrando para conmemorar el 75 aniversario de la fundación del I.E.S. Hermenegildo Lanz, de Granada, hoy, 8 de febrero, he sido invitado por su director y profesorado, a dar una charla al alumnado sobre el libro "Lo que cuentan las sombras".

En dicha charla ha habido alumnos y alumnas de ESO, que han podido preguntar todo aquello que les pareciera importante sobre el libro y todo lo que rodea a la labor de un escritor. Ha sido una mañana muy divertida y entretenida. Gracias.

También quiero dar las gracias a Emilia, la bibliotecaria del IES H.Lanz, y al profesor Luis Ruíz, que tanto interés muestran siempre por la literatura.

domingo, 6 de febrero de 2011

Prosa Poética: Cogeré el martillo

COGERÉ EL MARTILLO
Cogeré el martillo y pondré un clavo en la pared. Y sobre la pared un cuadro. Y en el cuadro una fotografía. Y la fotografía será el fantasma de una imagen. Y la imagen es la mía. Soy yo, con un martillo y un clavo, dispuesto a poner un cuadro sobre la pared.

Recorro el camino. La bifurcación. Una serpiente me saca su lengua. El sol, detrás de mí, alarga mi sombra que vacila indecisa. Un pie señala izquierda, otro, derecha. Mi pelvis se mueve al ritmo del viento. La serpiente, tras rodear mis dos piernas con un abrazo de amante desazonada, sigue su camino, único, mientras con su lengua olisquea el caliente aire. Cierro los ojos y comienzo a andar. Da igual: el horizonte es el mismo.

Subí las escaleras. Diez, cien, diez mil escalones. Guerreros vencidos por mi constante esfuerzo. Sudé. Un río de agua salada bajó por las escaleras. Diez mil cascadas formaron un torrente de necesidades. Subí, subí, subí. Al llegar arriba me encontré en el sótano de la vida.
Francisco J. Segovia©Todos los derechos