SI TIENES UN LIBRO DE TEMÁTICA FANTÁSTICA, DE CIENCIA FICCIÓN O DE TERROR, Y QUIERES UNA OPINIÓN O/Y RESEÑA, SOLO TIENES QUE PONERTE EN CONTACTO CON EL CORREO pacoj.segovia@gmail.com

martes, 29 de agosto de 2017

Plataforma digital Nimbooks

La plataforma digital Nimbooks es una herramienta web para almacenar o disfrutar de contenidos digitales completamente gratuitos. Gracias al acuerdo con la plataforma LEKTU, la mayoría de los contenidos gratuitos de esta ya están disponibles en Nimbooks, entre ellos las obras que he publicado hasta el momento, que ahora podrán descargarse y leerse en esta nueva plataforma.

Enlace en:

sábado, 26 de agosto de 2017

Relato/History: Mi amigo, el gusano/My friend, the worm



MI AMIGO, EL GUSANO

            Mi amigo Juan era un gran aficionado a la obra de Frank Herbert. No había reunión, o conversación, por banal que pudiera ser, en la que no sacara a colación alguna referencia a los personajes del escritor norteamericano. Cuando no era alguna cita extraída de sus novelas –que sabía casi de memoria- era una historia inventada basada en algunos de sus personajes.
            Así, unas veces aparecían los planetas de la saga, envueltos en brumas de misterio y acción. Otras, las más, aparecían los fremen, los Harkonen, o Atreides, envueltos en tramas enrevesadas sin final aparente. Pero eran los gusanos de Dune sus personajes preferidos, con los que nos “deleitaba” en algunos almuerzos y cenas, recreándose en su aspecto espantoso y sus cuerpos alargados como grandes serpientes.
            Confieso que nos hartamos de él y de sus incansables peroratas sobre el mismo y recurrente tema. Un día, decidimos darle un escarmiento.
            Le engañamos vilmente, invitándole a cenar en una fiesta sorpresa. El plato que devoró casi con gula fue de su entera satisfacción. Solo entonces le dijimos que estaba compuesto en su mayor parte de gusanos convenientemente triturados y cocidos.
            Nos miró estupefacto. Creímos que gritaría, nos maldeciría o rompería todos los trastos que alcanzase. Pero no hizo nada. Guardó silencio, se levantó, mitad pensativo, mitad sonriente. Desde entonces pasaron varias semanas, y Juan no dio señales de vida.
            Alarmados, fuimos a su casa. Lo encontramos muerto. O, al menos, hallamos algo que se parecía a él, porque solo su cabeza, ligeramente deformada de una forma difícil de describir, lo identificaba. El resto de su cuerpo, de cintura para abajo, se había transformado en una especie de cápsula alargada… en forma de gusano.
            Solo encontramos una nota, sobre la mesita de noche, en la que había escrito con su puño y letra: Yo soy el pequeño Hacedor de Arena[1].

            MY FRIEND, THE WORM

            My friend John was a great fan of Frank Herbert's work. There wasn´t meeting or conversation, however it may be banal, in which he didn´t bring up any reference from figures of the american writer. When it wasn´t a taken quote from his novels,
–which he knew almost by heart–­ it was an invented story based on some of his figures.
            So, sometimes planets appeared in the series, wrapped in mists of mystery and action. Others, most of the time, the Fremen, the Harkonen, or Atreides appeared, wrapped in convoluted plots without apparent end. But worms of Dune were their favorite figures, with which one he was delighting in some lunches and dinners, delighting in his frightening appearance and elongated bodies and large snakes.
I confess that we've got tired of him and his non sense things about himself and its recurring theme. One day we decided to give him a punnishment.
            We deceive him vilely, inviting him a dinner with a surprise party. The dish was devoured for him greedily almost his fully satisfaction. Only then we said  him that it was composed mostly of crushed and cooked properly worms.
            He looked stunned. We thought he is shouting, cursing us or breaking all things around him. But he didn´t any. He kept silence, he stood up, be half thinking, be half smiling. Since then several weeks went and Juan didn´t show any sign of life.
We were alarmed, we went to his house. We found him dead. Or at least we foud something looking like him, because only his head, slightly deformed from a difficult way of describing, was looking like him. The rest of his body, from the waist down, had been coverted an elongated shaped capsule... it was looking like a worm.        
We just found a note on the bedside table, which one he had written by his own hand: I'm the little maker of sand[2].




[1] Referencia al estado previo al gusano adulto, en las novelas de Frank Herbert.
[2] Referred  to  an previous  status of aged worm, in novels of Frank Herbert.
 
Francisco J. Segovia ©Todos los derechos

martes, 22 de agosto de 2017

Próximamente, Calabazas en el Trastero, Criptozoología, VV.AA., Saco de Huesos



Muy próximo el lanzamiento de la antología de Calabazas en el trastero, Criptozoología, editada por Saco de Huesos, donde aparezco con un relato.

Información y adquisición de ejemplares con descuento en:
http://sacodehuesos.com/calabazas-en-el-trastero/calabazas-en-el-trastero-24-criptozoologia

lunes, 14 de agosto de 2017

Microrrelato en el periódico digital Irreverentes.org

Un microrrelato mío aparece en Irreverentes.org:

sábado, 12 de agosto de 2017

Microrrelato: Las moscas



            Las moscas revolotean en círculos en el patio interior de la casa. Es verano y se resguardan en esa zona fresca, guarecida del sol y repleta de húmedas y verdosas plantas. Las moscas giran y giran, descienden hasta el piso rojizo o se posan sobre las hojas grandes de la parra esplendorosa.
            Las moscas, negros puntitos que flotan ante los ojos, nunca entrechocan, y se esquivan como ágiles acróbatas del aire, salvo que las necesidades de la procreación demanden que se unan en procelosa tarea, sin pudor de miradas ajenas, y terminen con rapidez inaudita lo que la Naturaleza demanda.
            Las moscas…
            ¡Niño! Estate atento, deja de perder el tiempo mirando moscas y presta atención a la clase de religión.
            Dios está por encima de nosotros…

Francisco J. Segovia©Todos los derechos

lunes, 7 de agosto de 2017

Reseña en el periódico digital Irreverentes.org

Nueva reseña mía en el periódico digital Irreverentes.org, en esta ocasión, Biopoética de la Infancia, de Fernando Barrejón:

viernes, 4 de agosto de 2017

Reseña: Si las piedras hablaran, de Ana Jesús Olaya Cuenca, Premium Editorial



LA HISTORIA NARRADA DE FORMA AMENA


            Si las piedras hablaran, de Ana Jesús Olaya Cuenca, es una arriesgada –y acertadísima apuesta- de Premium Editorial, donde la historia y la narrativa se unen en una composición amena e instructiva.

            Esta obra reúne elementos de ensayo y de novela, y también de relatos a los que une un hilo común, una piedra. Así es, esa piedra es el personaje que nos va contando los acontecimientos de la humanidad, incluidos los precedentes geológicos y biológicos anteriores a la presencia del ser humano sobre el planeta.

            Con un estilo claro y sencillo, su autora, Ana Jesús Olaya Cuenca, nos hace un somero resumen de los acontecimientos más importantes de la historia, a través de varios capítulos que suponen, a su vez, una serie de relatos cortos que sirven de excusa literaria para explicar la situación y las condiciones de cada época que tratan.

            Las ilustraciones de Juan Sánchez acompañan con acierto a los textos, y sirven de apoyo visual a lo que cuenta la autora de Si las piedras hablaran.

            Es una obra dirigida a todos los públicos pero, fundamentalmente, a un tramo de edad de estudiantes y jóvenes entre 12 y 16 años. Lenguaje joven, sobre señalar, que no espanta sino que acerca a las nuevas generaciones.

            Capítulo por capítulo, relato tras relato, Ana Jesús Olaya nos lleva de la prehistoria a la modernidad, pasando por la Roma de los césares, la oscura –o no tan oscura- Edad Media, o las guerras mundiales. Es evidente que no se pueden tocar todos y cada uno de los periodos históricos (tal vez su autora tenga en mente una segunda y esperada continuación), pero los que son tratados no dejan insatisfecho al lector.

            En definitiva, una obra interesante apta para todos los públicos pero adecuada, sin lugar a dudas, para ese tramo de edad del que hemos hablado hace unas líneas.

            La obra forma ha sido publicada por Premium Editorial en 2017.

Más información en:

Francisco José Segovia Ramos
Agosto de 2017