Prevista para septiembre la publicación de mi próxima novela

Posiblemente, en diciembre, habrá otra novedad

lunes, 22 de septiembre de 2014

Reseña: Fresas amargas para siempre, de Fernando Martínez López, Editorial Autores Premiados, 2014






FRESAS AMARGAS PARA SIEMPRE, UNA NOVELA NEGRA SUREÑA, CERCANA Y ACTUAL

            ¿Qué tiene que ver una canción de John Lennon y una casa con solera con un hombre que es asesinado en el patio de una prisión? Eso es lo que irá averiguando Gabriela Ruiz a lo largo de esta novela de Fernando Martínez López.



            Nos encontramos ante una literatura contemporánea de máxima calidad. Fresas amargas para siempre sigue los cánones de la novela negra, pero añadiendo particularidades propias. La ubicación de la historia en el sur, entre las ciudades de Granada y Almería, y la pasión de sus personajes, son particularidades que le dan fuerza y la hacen mucho más atractiva al lector. En algunos momentos recuerda a la narrativa de autores como Antonio Muñoz Molina (El Invierno en Lisboa), por su fuerza dramática y sus elaboradas sub tramas, que siempre acompañan a la historia principal sin lastrarla con fragmentos innecesarios o aburridos.



            Isidro Cruz, su protagonista, se nos hace simpático a veces, odioso en ocasiones, imprescindible siempre para el desarrollo de una historia que Fernando Martínez lleva con un ritmo intenso pero no precipitado. Con un lenguaje claro, firme, sin lugar para la metáfora innecesaria. Porque en la novela negra sobran muchas veces las palabras y basta lo que se deja adivinar entre líneas. El lector ha de bucear en Fresas amargas para siempre, entre el pasado y el presente, uniendo una casa almeriense con la vida agitada de un hombre sin escrúpulos, la inspiración de un músico de Liverpool, y la investigación de una inspectora de policía alcoholizada y desencantada del amor.



            Y todo, con una banda sonora que se hace casi una con la novela: Strawberry fields forever, la canción de John Lennon, que será el hilo conductor y, digámoslo así, la perdición del protagonista.



            Fernando Martínez, con Fresas amargas para siempre, da al género de la novela negra una obra para enmarcar, digna del género, y a la que ningún aficionado al mismo puede dejar de lado.



            Una magnífica obra, que la Editorial Autores Premiados ha publicado en su colección Galardón de Narrativa. Léanla despacio, disfruten con cada palabra, con cada línea, con cada guiño del autor. Escuchen entre tanto la canción del genial Lennon, y sueñen con esos campos de fresas, que se vuelven amargos con el tiempo y la avaricia…



Francisco José Segovia Ramos

Septiembre de 2014

No hay comentarios: