SI TIENES UN LIBRO DE TEMÁTICA FANTÁSTICA, DE CIENCIA FICCIÓN O DE TERROR, Y QUIERES UNA OPINIÓN O/Y RESEÑA, SOLO TIENES QUE PONERTE EN CONTACTO CON EL CORREO pacoj.segovia@gmail.com

lunes, 18 de enero de 2016

Reseña: Marero, de José Luis Muñoz, de Ediciones Contrabando, 2015.



RELATOS ENTRE LA REALIDAD MÁS CRUDA Y LA FANTASÍA MÁS DESBORDADA


            Uno de los problemas que tienen los libros de relatos es que pueden desorientar al lector si sus temáticas son diversas, o no hay un hilo conductor que los una. No debería ser así, pero es algo que yace en el subconsciente y nos hace creer que estamos ante una novela, cuando no es así. No sucede así con esta gran obra de José Luis Muñoz.
           
José Luis Muñoz, con Marero, nos lleva desde lo más degenerado de la naturaleza humana hasta el humor más socarrón e irreverente. Y lo hace sin que notemos un cambio en su estilo. Al contrario, es capaz de contar tanto una historia de terror como una policíaca, sin pausa de continuidad y sin que se resienta su capacidad literaria un ápice.

            Los 19 relatos que aparecen en Marero nos llevan del humor más irónico, en Fumadores Clandestinos, a la locura de una obsesión en Llamas de Pasión. Hay historias duras, contundentes, que se clavan en el corazón y nos dejan la piel en carne viva, tales como Cristal en la Mandíbula, Revoloteos o Última Cena. Narraciones, las de José Luis Muñoz, que transcurren en diversas partes del mundo, desde Guatemala hasta España, pasando por Haití, en una curiosa ¿ucronía? donde un importante equipo es víctima del vudú.

            ¿Qué puede encontrar el lector en esta obra de José Luis Muñoz? De todo, sin lugar a dudas. No hay tope a la imaginación del autor, ni cuestión que, por baladí que parezca, no acabe convirtiéndose en una historia que nos deja un buen gusto al terminarla (aunque ese gusto sea, a veces, amargo como las cosas que acaban mal).

            Con un estilo sobrio, directo, sin concesiones a la galería, sin cortarse un pelo a la hora de detallar lo más crudo de la realidad, José Luis Muñoz consigue, como buen alquimista de la literatura, amalgamar una serie de relatos que, a pesar de sus diferentes estructuras y temáticas, forman un todo único en Marero.

            Marero, quizá la mejor de las historias, con permiso de El Último Inquilino, que nos trae aromas de la mejor literatura gótica mundial.

            Libro recomendable, de lectura tranquila y disfrutando cada párrafo, cada historia. Merece la pena perderse en los mundos variopintos de José Luis Muñoz, eso sí, procurando no toparse con ningún Marero que quiera hacerse una muesca a nuestra costa.

           
Francisco José Segovia Ramos
Enero de 2016

No hay comentarios: