Prevista para septiembre la publicación de mi próxima novela

Posiblemente, en diciembre, habrá otra novedad

miércoles, 13 de enero de 2010

Revista MiNatura nº 99, enero 2010


Se acaba de publicar el número 99 de la revista digital MiNatura, que está dedicada a lo breve y lo fantástico. El tema para este número era "Dragones", y he colaborado con el editorial y un relato, titulado "LOS DRAGONES DE LAS NUBES", que podéis encontrar en el interior de la revista y más abajo de esta entrada.

Revista Digital miNatura 99. Dossier: Dragones
Directores: Ricardo Acevedo E. y Carmen R. Signes Urrea. Portada: “Dragón” por Pedro Belushi (España). Diseño de portada: Carmen R. Signes Urrea. Logo: José Castillo Arias (Colombia). Colaboraciones: minaturacu@yahoo.es


Si estáis interesados en leer el resto de la revista, que es muy interesante y de altísima calidad, podéis descargarosla en la siguiente dirección: http://www.servercronos.net/bloglgc/index.php/minatura/Si no funciona el enlace podéis escribirme al correo y os la envío en formato PDF.En este blog encontrarás todo lo relacionado con la revistahttp://minaturasoterrania-monelle.blogspot.com/


LOS DRAGONES DE LAS NUBES

Mei llora desconsolada. Ha sido madre por segunda vez pero, en esta ocasión, el bebé que tiene en sus brazos le causa tristeza. Wong Liu, su esposo, la contempla en silencio. Para desgracia de ambos han tenido una niña. Son campesinos pobres y no pueden sustentar una boca que no les ayudará en las duras tareas del campo donde su hijo único, Yu, trabaja con su padre desde el amanecer hasta la noche. Liu hace lo único que puede: toma a la recién nacida en brazos y se aleja con ella de la casa, acompañado por los lamentos de su esposa, que queda atrás, inmersa en las penumbras de la tragedia.

En el páramo, escondido entre montañas, Liu abandona el cálido y lloriqueante bulto, como se ha hecho desde muchas generaciones atrás. En pocas horas la niña habrá muerto, víctima del frío o del hambre. Se aleja sin mirar atrás. No transcurre mucho tiempo desde que se marcha cuando, de repente, desciende una alada figura, brillante como un sol de atardecida. El dragón se posa suavemente junto a la niña abandonada y, con labios dulces como la miel, susurra a sus orejitas recién hechas palabras que la calman y silencian. Después toma el delicado paquete y se eleva con él hasta los cielos, y desaparece entre las nubes. En el lugar de la niña ha dejado unos restos irreconocibles de un animal muerto. Cuando la niña abre los ojos se encuentra dentro de una gran caverna, profusamente adornada con telas de vivos colores y plumas de dragón. No está sola. Allá donde su vista alcanza decenas, cientos de niñas como ella juegan y se divierten, y ríen mientras cosen o hacen otras labores propias de la edad. Entre la multitud infantil y alegre varios dragones pasean y observan, sin perder detalle. Xiao, la niña abandonada, ríe por puro placer. No sabe aún que los dragones han salvado a todas las niñas chinas abandonadas en siglos de ignorancia y hambre. Desconoce también, aunque pronto se lo explicarán, que los dragones de las nubes esperan el momento adecuado -cuando los hombres comprendan- para devolverlas al mundo del que nunca debieron ser expulsadas sólo por ser hembras. Mientras llega el momento las niñas chinas viven en la seguridad de la infancia eterna, protegidas por los dragones de las nubes.

Francisco J. Segovia©Todos los derechos

3 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

Qué manera tan estupenda de contarnos un drama tremendo y concienciarnos de que existe.

Felicidades, Paco.

Francisco J. Segovia dijo...

Saludos, Luisa:

Hay que aprovechar cualquier momento para denunciar lo que uno piense que es injusto. En éste caso, usando la metáfora de los dragones quise hacer referencia a ese hecho de las niñas abandonadas.

Pero, sabes, Luisa, esos dragones existen de verdad.

Besos

Marian dijo...

Esos dragones de las nubes ,son los padres adoptivos,que cada vez más vemos por nuestras ciudades cubriendo las necesidades de esas niñas de afecto y cariño,y a la vez las suyas propias.