domingo, 5 de abril de 2015

Reseña: Una hamburguesa para cenar, de Javier Martos, Tyrannosaurus Books, 2014



VEINTE RELATOS INQUIETANTES, ENTRE LA IRONÍA  Y EL TERROR

            Quien tome el libro de relatos de Javier Martos, Una hamburguesa para cenar, y pretenda encontrar historia de terror al uso, se equivoca. El espectro de temas que toca, aunque todos inquietantes, van desde un ácido humor, tan corrosivo que nos llega a las entrañas, hasta el más puro horror, en el riguroso sentido del término.

            Con un estilo directo, llano, moderno, sin demasiadas florituras pero conciso y claro, Javier Martos nos trae personajes de nuestra infancia, sucesos de la más rabiosa actualidad, historias -¡cómo no!- de zombis (aunque con un claro carácter sociológico, muy similar al de las primeras películas de George Romero), asesinatos repulsivos, conductas antisociales que reciben su ¿justo? castigo, clásicos del género, homenajes a grandes de la literatura del terror, algo de ciencia ficción, para descubrirnos inquietudes sobre la sociedad en la que nos ha tocado vivir… En definitiva, no son historias para pasar eso que se llama “miedo” y que no es más que un estado trascendente del alma, sino para reflexionar sobre lo que realmente nos preocupa, nos asusta y aterroriza. Eso es lo que tenemos en Una hamburguesa para cenar.

            Quiero resaltar un elemento común –o casi- en muchos de sus relatos: los sueños. El sueño, como manifestación del subconsciente, nos puede llegar a provocar un miedo insensato, un desasosiego incomprensible… o llega a convertirse, simple y llanamente, un aviso, y también una maldición. Javier Martos juega con los sueños, y los transforma en pesadillas. Sueños en mitad de sueños, sueños inconfesables, sueños premonitorios, sueños terribles y, añadiría, sueños muy, muy reales.

            Una hamburguesa para cenar nos trae platos sabrosos. De entrada nos podemos encontrar una interpretación de un viejo mito infantil, o un concurso de televisión de gran audiencia… que ha terminado, digamos, desmadrándose. También descubriremos que la traición es algo sobrevenido, y que por mucho que digamos que nunca haremos algo, el destino es muy difícil de adivinar. Como primer plato nos da a elegir entre un sueño premonitorio, unos dientes que se caen sin sentido alguno, o un encuentro imprevisto en una desierta carretera. Podríamos tomar unos buenos platos cargaditos de ironía y muchas, muchas vísceras, que también apetece. Como postre, por supuesto, el relato que cierra y da nombre a la antología, Una hamburguesa para cenar, donde Javier Martos se recrea con (y no voy a romper la trama desvelando detalles), algunas variaciones sobre el mismo tema.

            En casi todos ellos hay una sutil crítica social, tanto al individuo como tal en sus actuaciones, como a la sociedad en su conjunto. Javier Martos es un hombre de su mundo, y se nota en su estilo literario, y su obra, precisa y rotunda, un lujo en estos tiempos de papanatismo y mediocridad.

            Una hamburguesa para cenar, de Javier Martos, ha sido editada por Tyrannosaurus Books, en el año 2014.         

Francisco José Segovia Ramos
Abril de 2015

Más información en la página web de Tyrannosaurus Books:

No hay comentarios: