martes, 9 de febrero de 2016

Tres microrrelatos desde Cádiz





LA CENA

            Los comensales se sentaron a la mesa y comieron la exquisita carne que les había obsequiado su amigo, y alabaron el buen gusto en su preparación. Alguno preguntó por la ausente esposa del anfitrión, pero ninguno sospechó que la habían estado degustando durante toda la cena.



BOMBA INTELIGENTE

La mujer y el niño tenían miedo del proyectil. Éste, en cambio, era una bomba inteligente y no quería hacerles daño. 



OTRA HISTORIA DE LOS TRES OSOS

            En primer lugar, Ricitos de Oro mató a Papá Oso, para usar su piel como alfombra de la sala de estar. A continuación, cazó a Mamá Osa, y se hizo un abrigo para el invierno. Más tarde mató a Bebé Oso, y se hizo unas cómodas alpargatas.
            Solo después, cuando se dio cuenta de que ya no quedaban osos, Ricitos de Oro comenzó a llorar desconsoladamente… aunque sin dejar de mirar de reojo a las pequeñas marmotas que la observaban desde la distancia.

No hay comentarios: